Tecnología de punta contra la neuralgia del pudendo

Tecnología de punta contra la neuralgia del pudendo

Disfunción sexual, dolor durante el coito, disuria (dificultad o dolor al orinar), molestias al defecar y sensación de tener un cuerpo extraño en algún lugar de la zona pélvica, son sólo algunos de los varios malestares que pueden presentarse en aquellos pacientes con neuralgia del pudendo.
Aunque se calcula que esta patología es relativamente frecuente, su amplia sintomatología la hace difícil de diagnosticar, pero una vez hecho esto, existen diversas alternativas para su tratamiento. Aquí te informamos más acerca de este padecimiento.

¿Qué es el pudendo?

Es un nervio encargado de transmitir estímulos a los genitales externos de ambos sexos y a los esfínteres de la vejiga urinaria y del ano. Para ello, consta de tres ramificaciones que llevan al perineo, la zona rectal y al pene o al clítoris.

Su mal funcionamiento puede presentar severas molestias, al grado de incluso causar dolor al sentarse.

¿Por qué se enferma?

La compresión anormal de esta parte del cuerpo deriva en una neuralgia denominada síndrome de atrapamiento del nervio pudendo, y suele originarse por diversos factores, que van desde el estar sentado por mucho tiempo, andar demasiado en bicicleta o levantar objetos pesados constantemente, hasta traumatismos, infecciones como la prostatitis, cirugías pélvicas mal realizadas y radioterapias.

El parto es otra de las causas más comunes de este mal, por lo que, de hecho, estudios realizados en Europa y Estados Unidos estiman que una de cada siete mujeres padecerá en su vida esta enfermedad.

¿Cuáles son los tratamientos?

Una vez identificado este síndrome, las opciones para erradicarlo son varias. Fisioterapia para rehabilitar el suelo pélvico y bloqueos anestésicos del nervio pudendo son las primeras alternativas para su tratamiento, sin embargo, al no ser métodos definitivos, el malestar vuelve a presentarse.

De igual manera, existen terapias de radiofrecuencia que pueden reducir de manera significativa los malestares, aunque esta tampoco es una solución definitiva, y las sesiones tiene que hacerse constantemente durante meses o años.

Más efectivas resultan las intervenciones quirúrgicas por medio de laparoscopía o la innovadora cirugía robótica, siendo ésta última realmente efectiva por las prestaciones que ofrece al médico y al paciente, puesto que, aunque es controlado por un especialista vía remota a través de la plataforma Da Vinci, su precisión en espacios sumamente reducidos evita errores que pueden generarse por el natural temblor de la mano del cirujano, haciendo cortes exactos y finos en donde es necesario y realizando una operación muy poco invasiva.

Si tiene alguno de los síntomas descritos, agende hoy su cita con el Dr. Rodrigo León, quien además de poder diagnosticar certeramente su enfermedad, es especialista en cirugía robótica y uno de los pocos urólogos en el país que cuenta con el equipo más actualizado para realizar este tipo de intervenciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *